Scrapeando en Blanco y Negro

Hace tiempo que tengo ganas usar algunas fotos de cuando mis hijos eran bebes. Las que tenía en los marcos de casa las he repuesto por actuales, pero me daba pena no tener nada de su primer año de vida, las tengo ahí guardadas en el ordenador y no las veo jamas, así que la semana pasada decidí hacer una página que incluyera fotos de cuando eran bebes. Lo primero que hice es elegir dos fotos y transformarlas en blanco y negro. Siempre he pensado que las fotos de bebes son más tiernas en esos colores. Si os fijáis en la del niño, es que no tiene desperdicio, vaya morritos que puso el tío!

Hasta aquí todo bien, sin embargo, el hacer una página en blanco y negro no ha sido tarea fácil, ya que no tengo apenas material en estos colores y es difícil encontrarlo en las tiendas, pero le he echado un poco de imaginación y he aquí el resultado:

Tan solo contaba con algunos retales de papeles antiguos, así que opté por cortarlos en tiras finas y crear una especie de marco improvisado y un poco irregular. El resultado ha sido mejor de lo que esperaba, al final ha quedado incluso artístico!!! En cuanto a la decoración, el tema estaba complicado porque ahí si que no tenía de donde rascar. Pero entonces me acordé de mi última y estupenda adquisición, unos sellos de Greeting Farm que me encantan y entonces todo empezó a cobrar sentido. Ya tenía tema para la página, mi hija que se hace llamar a si misma princesa ( porque le apasionan las princesas de Disney, lo se muy cursi, pero encantadora!!) y mi hijo, al que por ahora le gustan los coches, los piratas y Spiderman (de lo cual estamos bastante orgullosos considerando que su hermana insiste en disfrazarlo de chica y aderezarlo con bolso, collar y anillo incluido) serían los bebes que en un futuro se convertirían en un pirata y una princesa, y los sellos serían ellos en el futuro. Lo se una locura que desde luego tenía mucho sentido en mi cabeza.

Total que opté por colorear los sellos en blanco y negro, de manera que me servirían como decoraciones.

La cosa funcionaba, pero todavía me quedaba un espacio negro demasiado grande y que había que rellenar de alguna forma. Como contaba con un trozo de cartulina blanca que había utilizado para otros menesteres, pensé que tenía que aprovecharla, así que se me ocurrió hacer unos corazones. Al principio los iba a pegar con alzadores pero más tarde pensé que si los doblaba y los pegaba solo por el centro daría la sensación de corazones voladores. Me encantó la idea. Y para rizar el rizo me animé a incluir un poco de cinta de carrocero debajo para darle más profundidad. Y por supuesto alguna nota de color es casi obligatoria en todos mis trabajos, así que el corazón pequeño tenía que ser rojo.

Y así quedaba concluida mi página de bebes en blanco y negro.  Espero que os guste!!!!